Histeroscópicos

Los procedimientos histeroscópicos consisten en la observación interior del útero por medio de una endoscopia. El histeroscopio cuenta con un sistema óptico, casi siempre conectado a un aparato de video y luminógenos transmitidos por fibras ópticas. El médico introduce un lente conectado a una cámara para poder observar el interior del útero a través de un monitor. Esta cámara puede estar enlazada con algún sistema de grabación de video que permita capturar las imágenes obtenidas. Para poder realizar este estudio con mayor eficacia, se realiza una distensión de la cavidad uterina por medio de una solución. Una vez hecha la expansión cervical, el histeroscopio se orienta a la cavidad uterina para realizar la inspección hacia la zona en la que existan las anormalidades. Allí, el cirujano podrá introducir instrumentos quirúrgicos especializados para realizar su intervención, los cuales pueden ser tijeras, pinzas o electrodos bipolares para operar en la cavidad uterina. Las operaciones histeroscópicas están orientadas hacia cada caso en particular, siendo el médico quien decida la más adecuada para cada paciente: