¿Sabes en qué Consiste la Miomectomía Uterina?

Septiembre 25, 2017

La mayoría de ellos son tumores benignos que aparecen comúnmente en mujeres entre los 35 y 55 años. A pesar de que estos no causan graves complicaciones, pueden producir sangrado, dolor pélvico y afectar el desarrollo multifuncional de la mujer, ocasionándoles alteraciones genéticas y hormonales. Por este motivo, recomiendo la miomectomía uterina para extirpar dichos tumores.

Es oportuno saber que estos quistes formados en las paredes del útero se diferencian entre sí debido a su ubicación. Por ejemplo: los miomas subserosos crecen en el exterior de la cavidad uterina; los miomas intramurales se alojan dentro de la capa muscular del útero, denominada miometrio; y los miomas submucosos se originan en la capa más interna del útero. Sus síntomas dependen de su tamaño y ubicación en la matriz:


Asimismo, los miomas submucosos pueden llegar a afectar la calidad del endometrio y alterar su estructura. Si no se atienden en una etapa temprana, pueden incluso aumentar el riesgo de infertilidad.

A pesar de que no existe una causa específica que origine la presencia de los miomas, hay una influencia hormonal relacionada con la edad fértil de la mujer, ya que las hormonas estimulan el crecimiento de estos tumores. Por su parte, existen otros factores que pueden asociarse con su aparición, como el peso, el número de embarazos, el alcoholismo, la coexistencia con otras enfermedades crónicas o los antecedentes familiares.

Como ya mencioné anteriormente, los miomas se extraen por medio de la miomectomía uterina; esta consiste en extirpar los fibromas del útero a través de una incisión quirúrgica. Dado que la miomectomía no afecta la estructura del útero, es el tratamiento más indicado.

Generalmente, el primer paso para tratar los miomas es mediante hormonas, pues ayudan a reducir su tamaño y a disminuir temporalmente los síntomas. Ahora bien, los estrógenos son hormonas sexuales que se producen en los ovarios y las glándulas suprarrenales; estos intervienen activamente en el incremento del tamaño de los miomas. El tratamiento con análogos de la GnRH disminuye el volumen de estos tumores en aproximadamente un 50 %.

Cuando las mujeres embarazadas tienen miomas, estos se reducen después del parto, ya que los niveles de estrógenos disminuyen drásticamente. Lo mismo sucede cuando estas entran en la etapa menopáusica; sin embargo, si se someten a un reemplazo hormonal con estrógeno, seguirán experimentando los síntomas de la miomatosis.

¿Cuándo se debe considerar la miomectomía uterina?

Los tratamientos hormonales por lo general duran de tres a seis meses y consiguen reducir en un 30 y 60 % el tamaño de los miomas, e incluso hasta un 50 % el volumen del útero. Sin embargo, si no se detecta una respuesta positiva luego de estos seis meses, los quisten recuperan su tamaño inicial; entonces se prescribe una miomectomía para eliminarlos completamente.

Si los miomas son pequeños y no producen molestias, se pueden dejar de tratar. No obstante, cuando estos provocan una deformación del útero es conveniente extirparlos, ya que pueden causar infertilidad o abortos involuntarios. Otros de los fines por los cuales se requiere la extracción de dichos tumores son:


¿De qué forma se practica la miomectomía?

Para entender mejor la miomectomía, es pertinente explicar que la endoscopia se realiza con un tubo de iluminación, conectado o no a una cámara de video, que se introduce a través del orificio natural de la vagina o a través de las paredes abdominales, con el fin de observar directamente el interior del útero. De esta manera, se obtiene una información fiable y detallada de la afección que se quiere estudiar.

En este sentido, existen tres formas de intervenir en el procedimiento de la miomectomía uterina: laparoscopia, histeroscopia y laparotomía. Sin embargo, para el tratamiento quirúrgico de la miomatosis, practico en mi consultorio las siguientes técnicas:


¿Cuándo debe usarse la laparoscopia o la histeroscopia en la miomectomía?

Es importante evaluar el útero para saber con precisión en qué parte de este se alojan los miomas. Para esto se realizan análisis ecográficos que determinarán su ubicación y su tamaño. En caso de que los miomas sean subserosos, se sugerirá entonces la laparoscopia. Si, por el contrario, los miomas son submucosos, entonces se indicará la histeroscopia. No obstante, si los miomas son intramurales, cualquiera de las dos técnicas es viable. Esto último dependerá de mi observación, ya que, por lo general, las mujeres que sufren de miomas uterinos intramurales suelen tener también miomas subserosos o submucosos.

El tiempo de recuperación de la miomectomía dependerá del tipo de procedimiento a utilizar. Por ejemplo, la laparoscopia es un procedimiento ambulatorio, sin embargo, en algunos casos se requiere internar a la paciente por un día. En este caso, el tiempo de recuperación será de 2 semanas. Por otro lado, la histeroscopia es un procedimiento exclusivamente ambulatorio, con un tiempo de recuperación de unos pocos días a dos semanas.

Ya sea que presentes síntomas de miomatosis o no, siempre es recomendable asistir periódicamente a la cita con tu ginecólogo. En caso de que presentes molestias en tu zona pélvica o sangrado irregular o sepas que tienes miomas uterinos, lo mejor es que consultes con tu médico lo más pronto posible, ya que los diagnósticos a tiempo generalmente garantizan el éxito de los tratamientos.

Si todavía no tienes un ginecólogo de confianza, permíteme brindarte mis servicios. Cuento con una amplia y completa experiencia en el área de ginecología y obstetricia. Mis años de trayectoria avalan la calidad y el profesionalismo de mi trabajo. Por eso te invito a visitarme en la clínica Los Nogales en Bogotá donde ofrezco mis servicios. También puedes contactarme por el +57 300 8355203 o agendar tu cita ingresando en la sección de cita. No olvides seguirme por mis redes sociales: Facebook como Dr. Henry Rodríguez Daza y en Twitter como @drhenryrdaza para estar al tanto de novedades en la ginecología.